Seleccionar página

Saber ponernos en los zapatos de nuestros consumidores va a potenciar nuestras capacidades al momento de planear una estrategia de marketing.

100% de los trabajadores son personas, 100% de los consumidores son personas, 100% de los productores son personas, 100% de los distribuidores son personas… ante tan claras estadísticas el dejar la empatía de lado es un pecado mortal.

Creo firmemente que quien tenga una buena empatía tiene una herramienta potente para tener éxito, no solo en marketing sino en la vida misma.

El marketing y la empatía

Durante este tiempo que voy conociendo gente dedicada al mundo empresarial he podido toparme con personas de “corazón frio” que solo quieren crecer y ganar dinero sin importar nada, quieren algún secreto, tip, magia o un Facebook ad que les haga ganar en un mes el dinero que no pudieron ganar en un año.

Personas que se enfocan en ellas mismas antes que en los demás, personas egocéntricas sin nada que quieran ofrecer a los demás. Suena duro, pero hay gente así.

No las juzgo, solo que el camino por el que van no las va a llevar a ningún lado. Estamos aquí para mejorar y creo que si nos vamos a dedicar al marketing, y al mundo empresarial en sí, un aspecto que tenemos que estar mejorando diariamente es la empatía.

En marketing tenemos métricas y matemática en general que nos ayudan a “entender” al consumidor. Pero debemos recordar que las personas son más que un número en las estadísticas de tu plan de marketing, éstas personas sienten, piensan, recuerdan, actúan, se quejan, promueven, etc.

Hay cosas que las matemáticas no pueden medir, a ver ¿Cuál es el ROI del amor que te tiene tu chico/a?

En marketing pasa igual, no todo es métricas, creo que mucho juega el papel de ser una persona empática.

Pero porque quieras serlo realmente, que sinceramente te intereses por las demás personas, no porque “Uuuy si soy empático me va ir bien”.

Porque eso sería falsedad pura y cuando te descubran vas a perder más de lo que ganaste y tenías en un principio.

Yo sinceramente por ahora no sé si se nace con empatía o la vas desarrollando (Investigaré más sobre ello). Prefiero decir que la vas desarrollando para no pecar de creído hahaha.

Digo esto porque quiero que tu empieces a ser más empático para que puedas entender mejorar a las personas y así poder mantener mejores relaciones con ellas.

Pero ¿cómo puedo desarrollar mi empatía?

Personalmente la forma en la que desarrollé, y aún sigo desarrollando, mi empatía fue la siguiente:

Hace 5 años atrás empecé un blog sobre seducción, éste lo abrí con el propósito de obligarme a salir de mi zona de confort con las chicas y de ganar dinero por medio del blog y vivir de él. El ganar dinero y conocer chicas al mismo tiempo sonaba demasiado atractivo hahaha

En fin, en este proceso de salir de mi zona de confort empecé a consumir contenido sobre seducción, psicología femenina, comportamiento de las personas, lenguaje corporal, aproximaciones, y recibir una que otra cachetada hahaha

Al conocer todo esto quería pasarme a la carrera de psicología, pero al parecer mi amor al marketing fue más grande.

Al leer, investigar, aprender y poner a prueba la teoría descubrí que la gente reacciona positivamente cuando les aportas más valor de las que ellas te aportan a ti. Aprendí que cuando te interesas realmente por ellas pues se abren y comparten mucho más contigo. “Se vuelven gente” como diría mi amiga.

Esta conexión la logras siendo empático, poniéndote en sus zapatos, sentir y pensar como esa persona lo está haciendo en este preciso momento.

– Está bien Sergio, pero solo dices hay que ser empático y yo como shits me vuelvo empático?

Viviendo el presente

No te distraigas, enfócate en lo que está pasando AHORA. Lo de ayer ya fue y lo de mañana es incierto, qué es lo que tienes ahora? el PRESENTE.

Si disfrutas el presente podrás darte cuenta de todo lo que pasa a tu alrededor y poderle sacar el máximo provecho a la situación.

Cuando estés con tus papás, con tus amigos, con tu pareja, con tu perro, en un fiesta, donde quiera que estés disfruta ese momento, es tu momento no hay más, son cosas que están pasando ahora mismo y no volverán jamás.

Cuando comprendas e interiorices esto empezarás a ver posibilidades que quizá siempre hayan estado ahí, pero nunca te diste cuenta porque andabas ocupado enfocando tu atención en tiempos fuera del ahora.

Enfocando esto hacia el marketing funciona de manera similar. Cómo está el mercado ahora? Cómo se comunican? Qué está en tendencia? Esto nos lleva a hacer marketing en el AHORA, en la época, año, día y hora en el que vivimos.

Si los jefes de marketing tuvieran este enfoque creo que hubieran empezado con el social media hace años atrás, no hoy y de paso con miedo todavía.

Creo firmemente que hay que hacer marketing en el presente, lo de ayer nos sirve como referencia para lo de hoy y quizá para lo que podría venir. Pero al final de cuentas es el hoy en el que vivimos.

Creo que nos la pasamos mucho tiempo pensando, planeando, estrategando… no digo que sea una pérdida de tiempo, sino que parto de la idea de llevar a la acción ahora mismo lo que tengamos a mano.

Si no funciona sabremos que no funciona y podremos cambiar de rumbo rápidamente mientras la competencia sigue pensando en que si funcionará o no.

La velocidad en el marketing es fundamental, al ser empáticos viviendo el hoy podemos sacar provecho de muchas oportunidades que se presentan en el momento.

El saber aprovechar estas oportunidades dependerá de la empatía que el director de marketing y todo el equipo de la empresa tengan.

Porque para saber reconocer oportunidades en el mercado hay que vivir el presente y de esta forma entender “a tiempo real” a nuestro consumidor.

Espero estás mis experiencias te sean de ayuda querido marketing lover. Muchas gracias por leerme, un abrazo y que el marketing te acompañe!